El pasado 13 de enero se llevó a cabo, por fin, la ansiada concentración podenca, tras tener que ser anulada el 25 de noviembre por temas climatológicos.

Más de 65 perros, en un 85% podencos, protagonistas únicos de esta concentración, se unieron junto a sus dueños, voluntarios y casas de acogida para hacer sentir al mundo lo que algunos ya sabemos, que son perros de caSa, perfectamente domésticos, una raza más, que pueden dar mucho aparte de su indudable belleza.

Los nervios de los días y horas previas que nos acompañaron tuvieron como resultado algún que otro fallo, humano, pero esperamos que perdonable. Se nos olvidó nuestra primera foto de familia de los asistentes, un fallo en el color de los pañuelos de los adoptados y los que estaban por adoptar, que no hubiese pañuelos de «adoptado» para todos, el trayecto, tal vez un poco corto, en fin….cosas que creemos no empañaron ese día de reivindicación y celebración, de amor por ellos y para ellos. El manifiesto leído por Amanda Luis, creo que explicaba perfectamente el sentido de esta concentración y máxime en un área donde la concienciación es 0.

Nos alegro sentir que tantas personas respaldaban a los podencos, a esta raza sin igual con un montón de clichés que estamos en camino de desterrar poco a poco. Sentimos que ellos ya no están solos, que por donde pasan dejan huella y que fue importante para quienes organizamos este evento sentirlo, palparlo.

Fue sin duda un día de reencuentros, de primeras concentraciones para muchos de ellos….. El comportamiento ejemplar de los peludos y de todos los humanos nos hace sentirnos orgullosos de haber podido cumplir este reto.

Los agradecimientos a ellos, los protagonistas, a los mestizos y no mestizos que vinieron a apoyarlos, a sus dueños, cuidadores, a organismos, entidades, es de recibo. Somos una cadena y una vez más se demostró que juntos podemos!!!! Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *