RASTI…todo llega!

Su aspecto, en un estado de abandono total, con rastas, nos lo puso muy fácil para bautizarlo. No podía ser de otra manera: RASTI.