AIKA un final feliz!

Nadie reclamó su ausencia, la familia que la tenía parecía no echarla en falta. Esto afianzó nuestra teoría y pasados los días estipulados según establece la ley, iniciamos su difusión.